Carlos Vermut gana la Concha de Oro del Festival de San Sebastián

carlos vermutHa nacido una estrella. El festival de San Sebastián ha coronado el cine del director Carlos Vermut, que con su segundo largometraje, Magical girl, se ha alzado con la Concha de Oro y además el Premio al mejor director. Estos dos importantes galardones, que casi nunca han venido de la mano —la última vez fue en 1997, cuando el francés Claude Chabrol recogió ambos premios por Rien ne va plus—, avalan así a este filme misterioso y sutil que ahonda en el juego del poder y la dominación, y que se estrena el próximo 17 de octubre.

“El cine es un viaje que no haces solo”, dijo Vermut, que pisó dos veces el escenario del Kursaal en una gala presentada por José Coronado y Edurne Ormazábal. Fernando Bovaira, como presidente del jurado, dijo que el madrileño es “un cineasta de voz propia, del mundo y para el mundo”. El aludido, antes de declarar su amor a su novia, dijo: “Me gustan más los personajes que las tramas, y en el anterior premio ya salí como personaje”.

La 62ª edición del Zinemaldia ha dado también un sonoro respaldo a otro filme español a concurso, La isla mínima, de Alberto Rodríguez, que ha conseguido la Concha de Plata al mejor actor para Javier Gutiérrez y el Premio a la mejor fotografía para Álex Catalán, mano derecha del cineasta sevillano. “El verdadero premiado es la atmósfera de la película, y eso lo lograron todos los departamentos técnicos. Lo considero un premio para ellos”, planteó en el escenario el fotógrafo, colaborador habitual de Rodríguez.

El thriller, ya en cartel y que ha entrado directamente en el segundo puesto de la taquilla, bucea en la España del posfranquismo a través de dos policías que investigan la desaparición de unas hermanas adolescentes en las marismas del Guadalquivir, unos arrozales albergadores de los siniestro.

Sigue leyendo en cultura.elpais.com

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados