Stanley Kubrick: Una vida en imágenes

Autorretrato de Stanley Kubrick con una cámara Leica III , año 1949.

Acababa de montar su última película, ‘Eyes Wide Shut’, cuando por un fulminante ataque al corazón murió mientras dormía en su casa de Hertfordshire. Era el 7 de marzo de 1999. Han pasado ya 15 años y la huella de Stanley Kubrick, lejos de borrarse, sigue estando presente.

Extras en el rodaje de Espartaco 1960, cada uno con un número para que Kubrick pudiera hacer ajustes de racord.

Millones de aficionados y de profesionales del cine lo siguen considerando todo un referente, un indiscutible maestro. Volver a ver sus películas es, además de un placer, una auténtica lección de cine y de filosofía. Un recorrido en imágenes por las pasiones e imperfecciones del ser humano.

Stanley Kubrick durante el rodaje de la escena final de “2001: Una odisea del espacio”, año 1968.

“Cualquiera que haya tenido el privilegio de dirigir una película sabe de lo que hablo: aunque pueda ser como intentar escribir Guerra y paz subido a un coche de choque en un parque de atracciones, cuando finalmente lo consigues, no hay placeres en esta vida que puedan igualar esa sensación”. Stanley Kubrick discurso al obtener el premio D.W. Griffiths Lifetime Achievement (1999).

Misterioso, solitario, excéntrico, obsesivo, meticuloso… Stanley Kubrick fue uno de los cineastas más influyentes del siglo XX y sin duda, la calidad de su obra se vio marcada por su carácter.

Stanley Kubrick junto a su hija Vivian hace una foto a Jack Nicholson durante el rodaje de “El resplandor”, 1980.

Destacaba tanto como por su perfección técnica como su alto y profundo simbolismo intelectual. Obsesionado por la geometría y el color rojoKubrick el indiscutible maestro para generaciones y generaciones de cineastas y un referente de calidad artística para millones de espectadores de todo el mundo.

En comparación con las de otros directores, su filmografía es corta, tan solo 13 largometrajes, pero su influencia en el séptimo arte ha sido trascendental.

Matthew Modine y Stanley Kubrick durante el rodaje de “La Chaqueta Metálica”, año 1987.

Kubrick revolucionó todos los géneros: el cine negro con Atraco perfecto; las películas de romanos gracias a Espartaco; el cine de terror con El resplandor y el drama pasional en Lolita. Además, otorgó mayoría de edad a la ciencia ficción con 2001: Una odisea del espacio, rompiendo todos los esquemas al utilizar música clásica en la banda sonora. Por último, se sumergió en los deseos y obsesiones sexuales de hombres y mujeres en Eyes Wide Shut.

 
 
 
noticia tomada de meridianos
Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados